Siempre en positivo

Buenas! Qué tal lleváis la vuelta a la rutina?

En mi caso está costando un poco más de lo esperado, pero todo tiene un porqué (una causa, que no una excusa) y por supuesto un para qué (un objetivo, que no un fin)

Parece lo mismo pero no lo es.

Estamos de obra en la cocina de casa, con lo que nuestra rutina no puede volver a ser la misma, será parecida, pero no igual. Cocinamos? Sí claro, pero de otro modo. He agudizado el ingenio y me invento nuevas formas de cocinar, ya que si quiero usar la sartén y la vitro, hay que montarla ya que la cocina está vacía, y cuando digo vacía es vacía, ni suelo ni paredes ni techo, nada. Así que vuelvo a usar la thermomix más incluso que cuando me pedía vacaciones en Murcia cuando estaba en modo intensivo con purés para bebé.

Así que ahora comemos casi todo al vapor, el cocido sigue haciéndose al fuego, para él monto lo que haya que montar, pero hemos hecho al vapor las fajitas, huevos revueltos, pescado con verduritas, pollo con patatas y hasta un rollo de ternera relleno!

No es que busque el lado bueno de la obra, es que lo tiene, a pesar de vivir con cajas, buscando en cuál estará el cazo, o en cual el trapo, ahora comemos más sano y eso siempre es positivo.

Además es que no lo digo yo, es que hasta los niños dicen que está todo riquísimo de esta forma, así que por qué volver al frito? Va a ser que la freidora no va a estar en la nueva cocina, va a tener que abandonar el barco.

El porqué ya lo tenéis, ¿el para qué? Para tener hábitos más saludables, mejorar nuestra forma de alimentarnos, y si el cambio empieza con el primer paso, ¿puede ser este y ya hemos empezado el proceso?

Sigamos andando, hacia delante, ¿cual será el segundo paso?

Anuncios

El efecto Pigmalión

Buenas a todos, cómo van las Fiestas? Se nota ya el efecto de las comilonas infinitas? Estáis de vacaciones o sois de los que como a mi el final de año les viene un poco achuchado de trabajo y no os permitís “el descanso” estos días?

Como os dije en uno de los últimos post que he publicado, en el Seminario VIVIR SIN JEFE de Sergio Fernández y el Instituto Pensamiento Positivo, nos regalaron un pen drive con una recopilación de todos sus programas de radio y podcast, y yo lo llevo puesto en el coche para ir escuchándolo de camino al trabajo, a la vuelta pongo música que ya estoy menos receptiva y simplemente la oigo.

Pues bien, el otro día escuchaba uno de los programas y me llamó la atención el tema que trataban, el efecto Pigmalión, y me dicté una nota al móvil para que no se me olvidara consultar más info sobre ese tema, ya que no sabía en qué consistía.

El efecto Pigmalión está basado en la leyenda del Rey Pigmalión, según la cual Afrodita concedió el deseo del Rey Escultor, de convertir en humana a su obra más perfecta, de la que el Rey se enamoró antes incluso de cobrar vida, que trasladado a nuestra vida se llama así al poder de convertir en real lo que se desea, sólo por el cambio que generan nuestras expectativas depositadas en alguien.

Es algo así como el efecto placebo de un medicamento pero aplicado a las personas, si un “medicamento falso” es capaz de curarte porque crees que es real y acaba cumpliendo las expectativas que tenías al tomarlo, porqué no va a cambiar la actitud por ejemplo de una persona si crees verdaderamente en ello y si creamos esa expectativa de cambio en él? Lo va a conseguir una pastilla de azúcar y tú con todas tus capacidades no?

Hay varios ensayos y estudios sobre el tema, en educación, empresa, familia o deportes. Os dejo un link para que leáis más sobre el tema y si os parece comentamos en redes vuestra opinión.

Un ejemplo de los que ponen en la web que os he dado, y que más me ha hecho pensar es este:

“mi hijo fulanito es muy bueno, serio, responsable,etc.; en cambio mi otro hijo menganito es un vago,travieso,…”.  Inconscientemente estaremos creando unas expectativas para cada hijo que sin duda alguna se reproducirán en el futuro y por desgracia confirmarán nuestras predicciones.

No os parece hasta un poco cruel que lo que decimos repetidamente, se acabe cumpliendo y tengamos tanto poder? Creo que vamos a tener que pensar más lo que decimos y cómo lo decimos, no sea que venga Afrodita y cumpla nuestros deseos, que como dicen en ese anuncio de un sorteo especial de estas fechas, Cuidado que toca

Ah y no me olvido de desearos un

FELIZ AÑO 2018

¿Por qué o para qué?

Buenas! Ya estoy aquí con otra de mis últimas rayadas reflexiones. Esta vez es por algo que oí hace unas semanas, y no sólo una vez, sino que hubo varias ocasiones con personas diferentes y entornos distintos y la misma conclusión:

No te preguntes por qué haces las cosas, sino para qué

El motivo básicamente es que el porqué invita a pensar en el pasado, en la causa que motiva la pregunta, y el para qué te lleva al futuro, al objetivo que provoca que te hagas la pregunta.

El por qué pasa la pregunta a la causa, ¿por qué trabajo en esto? Porque estudié tal carrera, por ejemplo. El para qué traslada la pregunta al fin al que te lleva la respuesta, ¿para qué trabajo en esto? Para dar tal servicio a los que lo requieren

Sin embargo, la gran mayoría de las veces preguntamos y nos preguntamos por qué, cuando realmente lo que buscamos encontrar en la respuesta es un objetivo, una meta, un fin.

Y si por no plantear bien la pregunta no estamos obteniendo la respuesta que buscamos, y si probamos a replanteárnosla.

¿Qué os parece? ¿Probamos?

Probando: Agua Micelar Garnier

Como comentaba en la entrada de la semana pasada, a veces cuando me seleccionan, colaboro con trnd en sus proyectos, descubriendo y probando productos nuevos, conociendo información exclusiva sobre la marca y compartiendo la experiencia con familiares y amigos. Si queréis más información sobre esa comunidad de marketing colaborativo, daos un paseo por su web pinchando aquí.

En esta ocasión el proyecto en el que estoy colaborando es de Garnier y tenemos que probar, opinar y comentar sobre el Agua Micelar.

Es un producto para limpieza facial que con una sola pasada limpia el rostro de impurezas y maquillaje, dejando la piel suave, limpia y nutrida con un sólo producto de fácil aplicación.

Hay 3 líneas de Agua Micelar según el tipo de piel y uso:

  • En aceite para las que usan maquillaje waterproof
  • Pure Active para pieles mixtas y grasas
  • Clásica para todo tipo de pieles

A mí me enviaron para probar la clásica y la verdad que al ser apta hasta para pieles muy sensibles, la estamos usando tanto mi hija como yo. Ella para limpiarse la cara a diario por la noche y de esta forma estamos tratando de evitar tener más acné preadolescente, y yo para limpiar mi piel del rostro ya que uso BBCream y no veáis como se nota.

En el caso de mi hija, hemos notado que su piel está bastante más limpia, se le forman menos granitos y las zonas alrededor de la nariz y la barbilla parecen tener menos poros abiertos y puntos negros.

En mi caso, me limpiaba el maquillaje con toallitas desmaquilladoras en general, y luego usaba productos específicos para ojos, ya que el rímel se quitaba mal. Pues ahora con el agua micelar de Garnier y un disco de algodón retiro el rímel, y por supuesto los restos de maquillaje y de una pasada como dice el hashtag con el que compartimos cada publicación relacionada.

Una vez descubierta el Agua Micelar se acabaron las toallitas desmaquilladoras, las elegí por su facilidad de uso porque con las leches limpiadoras tenía que usar varios algodones y frotar, con la consiguiente irritación de los ojos y rojeces en la piel. Ahora que sé que el agua micelar es igual o más fácil de usar que las toallitas y encima no irrita, ni deja sequedad en la piel, me cambio a este formato sin duda.

Las micelas (culpables de atrapar la suciedad) son de verdad poderosas y se llevan la suciedad sin frotar, sólo pasando el algodón suavemente por la piel, la suciedad queda en el algodón y tu cara limpia e hidratada.

Os animo a todas a probarlo ya que merece la pena

Querer es poder

Durante el último fin de semana de octubre acudí, junto a mi hermana, a uno de los seminarios que imparte Sergio Fernández, director del Instituto Pensamiento Positivo en Madrid. Él es una persona de éxito, un emprendedor de los que se han hecho a sí mismos, se han formado en mil sitios y han escuchado y aprendido de personas expertas en cada uno de sus ámbitos. Es de esas personas que predican con el ejemplo, de los que no imponen métodos infalibles, sino de los que exponen su experiencia, su proceso de selección y de aprendizaje para que tú lo pruebes y decidas si, como a él, te funciona y da resultados o debes seguir buscando tu propio método.

Pues bien, entre todas las cosas que nos dejó para estudiar, experimentar y poner en práctica, había un pen drive con todos sus programas de radio, podcast y conferencias grabadas para poder llevarlo siempre encima y escucharlo cada vez que quieras. Yo lo llevo en el coche y fruto de esa escucha activa, más que estudiar o aprender de forma directa, te hace pensar, reflexionar y darle un poco de actividad al coco, que a veces lo tenemos un tanto atrofiado por abandono y dejadez.

Una de las primeras cosas sobre las que me hizo pensar, fue el hecho de que por pequeño que seas o te veas, tienes el poder de provocar grandes cambios a tu alrededor. Había oído esto mil veces, unas ligado al tema del reciclaje (de qué sirve que yo recicle si en mi edificio nadie más lo hace?), a una denuncia social o a cien situaciones vividas a diario.

No fue el tema de la entrevista que escuché ese día, sino el ejemplo que puso en su exposición, el que me hizo ver el potencial que tenemos cada uno de nosotros, os lo dejo aquí y si queréis aportar comentarios os lo agradezco, ya que un simple ejemplo ya veis que puede ser el click que nos haga tomar conciencia de un gran poder.

Qué no podrás conseguir tú, como persona con poder de decisión, si un simple y pequeñísimo mosquito, es capaz de tenerte en vela toda la noche, sin ni siquiera proponérselo, con sólo volar de un lado a otro de tu habitación.

Gracias por pasaros por aquí.

Probar, reinventar y crear

Llevo varios años colaborando como probadora, tester, embajadora o como a cada uno le guste llamarse, con varias webs o plataformas de colaboración como Trnd, Bopki, Club de Embajadoras y ahora también con el Club de Influencers Naturales de Central Lechera Asturiana.

Siempre había enviado mis informes a través de sus páginas, repartiendo formularios para que mis conocidos les enviaran sus opiniones y a veces subiendo fotos a Facebook, Instagram o retuiteando mensajes en Twitter.

Pues bien, ahora, me he decidido a escribir también reseñas online y entradas al blog (que tenía súperabandonadísimo), porque ya que lo tengo crado ¿por qué no darle al menos un pelín de uso? He cambiado su imagen y ya no es tan reposteril, aunque no descartéis que esa faceta vuelva a casa por Navidad!

Tengo pensado escribir también sobre otras cosas, tipo vivencias, pensamientos y temas de crecimiento personal y profesional, porque al fin y al cabo todo es parte de mi vida, del día a día, como la familia, las aficiones o el trabajo y por tanto porqué no reflejarlo aquí.

En fin, que he vuelto a escribir en el blog y espero que os guste el cambio y me digáis si os gusta o no.

Polvorones de almendra y cacao

Ya están aquí otra vez las Fiestas Navideñas, y como cada año vengo con un dulce típico.

Hace un par de años fueron los Roscakes o Roscones individuales de Reyes

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/85a/29775597/files/2014/12/20130105_141016-0.jpg

Y los Cupcakes de sorbete de limón al cava.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/85a/29775597/files/2014/12/20121231_153910-0.jpg

El año pasado fueron los turrones de chocolate y cereales o el de chocolate blanco y galleta Speculoos.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/85a/29775597/files/2014/12/20131222_214443.jpg

Y los cupcakes de turrón.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/85a/29775597/files/2014/12/20131224_195826-0.jpg

Así que este año, me he dejado de innovaciones y me he quedado en lo tradicional, los polvorones. Llevo tiempo buceando en la red buscando una receta que tenga la esencia de lo tradicional pero que me llamase la atención por tener un toque especial. De hecho y cosa muy muy rara en mí fui previsora y compré los papeles típicos de seda para polvorones hace casi un mes! Como no, en María Lunarillos.

Al final encontré la receta buscada en un blog que he descubierto no hace mucho y que me ha enganchado, Jaleo en la cocina, es de los blogs que más me gusta abrir cuando recibo la notificación en el mail de una nueva publicación. Es visualmente bonito, los post son muy amenos y las recetas están perfectamente explicadas. Así que esta receta está calcada porque no hay ni un gramo de ningún ingrediente que modificar, es perfecta en sí.

Ingredientes:

 – 400 gr de harina
 – 100 gr de almendra molida
 – 150 gr de azúcar glacé
 – 180 gr de manteca de cerdo
 – Tres cucharaditas de cacao en polvo sin azúcar
/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/85a/29775597/files/2014/12/img_0931.jpg
Elaboración:
El día antes, tenemos que tostar la harina de trigo y la de almendra, así que tamizamos la harina sobre una bandeja de horno forrada de papel sulfurizado, bien extendida, y sobre ella espolvoreamos la almendra molida, también bien esparcida por toda la bandeja, y la metemos al horno (precalentado a 150º) durante 30 minutos. Cada 10 minutos aprox, sacamos la bandeja y removemos la harina y la almendra para que se tueste por todas partes igual.
Pasado el tiempo total, sacamos la bandeja del horno y la dejamos reposar en sitio fresco toda la noche.
Al día siguiente, echamos la harina en el bol de la amasadora o en uno cualquiera vaya, formamos un volcán y en el centro ponemos el azúcar, el cacao y la manteca en trocitos para facilitar el amasado.
Si lo vamos a hacer a mano, nos subimos las mangas y a darle caña a la masa, si es con máquina pues velocidad 2 con el gancho y que curre un poco.
Cuando tengamos una masa arenosa pero bien integrada, hacemos una bola y la forramos de papel film. La metemos en la nevera una hora más o menos, y nos hacemos un café o nos tumbamos un rato en el sofá, por ejemplo.
Al cabo de esa hora, sacamos la bola y la estiramos a mano hasta dejarla de un centímetro de grosor. Entonces cogemos el cortador con la forma que queramos darle a nuestros polvorones y según cortamos, los pasamos a una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado. Con los restos de los cortes formamos de nuevo una bola y la estiramos otra vez, y así hasta quedarnos sin masa.
Horneamos los polvorones durante 15 minutos a 180º (horno precalentado de antemano, como siempre)
Los dejamos enfriar cuando los saquemos y ya fríos, los podemos envolver en papel de seda o espolvorearlos con azúcar glacé o coménrnoslos tal cual y decir Pamplona.
Y ya. No hay más misterio. Es laborioso por las etapas que tiene, pero en fácil fácil. De verdad animaos.
Que gustito da comerse lo que uno hace y encima si está rico, más. Lo siento por las marcas comerciales, que me perdonen pero lo casero es mejor y más sano (ya sé que llava manteca)
/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/85a/29775597/files/2014/12/img_0932.jpg
Así que ya no hay excusas, a hornear estas Navidades y si no os veo antes Feliz Navidad, Próspero Año Nuevo y Felices Reyes.
Nos leemos.

Tarta de chocolate y naranja (parte II – el montaje de las capas)

Como os decía la semana pasada, nos saltamos la elaboración de las placas de bizcocho y el relleno y vamos con el montaje.
Creo que necesito un curso de fotografía pero espero que aunque la calidad de las fotos sea baja, veais claramente cómo proceder con un layer cake.

IMG_0248.JPG
Cortamos una base de cartón con 1cm más de diámetro que la base de nuestro molde
IMG_0249.JPG
Colocamos encima la capa más baja del bizcocho
IMG_0250.JPG
La cubrimos bien de ganché
IMG_0251.JPG
Ponemos la capa intermedia del bizcocho y la cubrimos de mermelada
IMG_0253.JPG
Colocamos la última capa de bizcocho y alineamos bien los bizcochos
IMG_0255.JPG
Bañamos en ganaché (yo tuve que espesarlo porque como veis clareaba)
IMG_0254.JPG
Dejáis enfriar para que el ganaché solidifique y lo volvéis a bañar para que ahora sí no claree
IMG_0256.JPG
Lo colocáis en un plato bonito y a disfrutarlo
IMG_0259.JPG
Casi no llego a hacer la foto del corte de lo rico que estaba!

Pues hasta aquí el paso a paso, para la próxima usaré el truco de los palillos para colocar las capas de bizcocho igual que estaban antes de cortar el bizcocho y así el corte me saldrá horizontal, o eso espero.

Nos leemos

Tarta de chocolate y naranja (adaptación del Orange truffle cake de Peggy Porschen)

Como escribiendo este post me estaba quedando infinitamente largo, lo voy a partir para hacer honor más aún al paso a paso.
Hoy los ingredientes y la próxima semana el montaje. Porque la elaboración aunque no es complicada si lleva tiempos de reposo y así os la doy casi en Navidades que tendréis más tiempo.

Ingredientes:

Para el bizcocho

200 g de mantequilla, ablandada
200 g de azúcar
pizca de sal
4 huevos M
la ralladura de 3 naranjas
200 g de harina de repostería

Para el almíbar de azúcar

150 g de azúcar
el zumo de 3 naranjas
2 cucharadas de triple seco (o Cointreau)

Para el Ganache

250 ml de nata liquida espesa (53% materia grasa)
300 g de chocolate negro picadito

Para el relleno

mermelada de naranja

 

Elaboración:

Ya está la lista de la compra hecha, nos leemos

Tarta Selva Negra

La semana pasada teníamos en la urba la tradicional fiesta alemana de final de cerano, sí sé que esa estación acabó hace ya más de una mes, pero si salísteis a la calle el pasado fin de semana no lo veríais tan lejos.
Tenemos un vecino alemán de cerca del lago Constanza y nos encanta cuando una mañana, tras los agobios de tiempo por llegar al cole, los gritos y las prisas sales al descansillo y pegado al cristal del ascensor ves el cartel con esa palabra que ya hace que te entre sed: BIERFEST.
La familia de este vecino se encarga de todo los relacionado con la comida y bebida porque debe ser todo alemán y la verdad es que no hay nada que no esté riquísimo!! Las salchichas, el chucrut, y como no la cerveza!! Nos enseñan a servirnos la cerveza al estilo alemán para cada tipo de cerveza, yo no sabía que la cerveza pilsner se sirve de diferente manera que la tostada turbia!!
Y como lo pasamos siempre tan bien y se esfuerzan tanto por que la fiesta alemana salga siempre genial y la disfrutemos como auténticos alemanes quise agradecérselo con un postre alemán, busqué webs de repostería alemana, recetas de struddel, sacher, pretzels… pero cuando vi la tarta selva negra, dejé de buscar. Es una tarta que me encanta y encima es súper vistosa y qué mejor que algo tan bonito para cerrar esa comilona alemana?

Así que sin más, empecé a buscar recetas originales y entre webs y el traductor de google conseguí la receta que me pareció ideal. Necesitaba kirsch y aprovechando que mi marido estaba cerca de Munich por trabajo, le encargué una botella, tenía que ser un licor auténtico, no me valía uno cualquiera, si era fácil no tenía tanto valor para mi la sorpresa que quería darles. Una vez lo tuve, manos a la masa.

IMG_0774

Ingredientes para el bizcocho:
7 huevos M
170 gr de azúcar
130 gr de harina
1 pizca de sal
60 gr de cacao puro en polvo
20 gr de maicena
60 ml de leche
60 ml de aceite de oliva suave

Ingredientes para el almíbar:
150 gr de azúcar
150 gr de agua
75 ml de kirsch

IMG_0773

Ingredienetes para el relleno:
1l de nata para montar, 35% MG
100 gr de azúcar
1 vaina de vainilla
60 gr de virutas de chocolate negro
Mermelada de cereza

Ingredientes para la cobertura y la decoración:
40 gr de virutas de chocolate negro
450 ml de nata para montar 35% MG
45 gr de azúcar
cerezas enteras o en almíbar (según época)
1 cucharada de azúcar glass

IMG_0775